Teismo - Ateismo

Diálogo entre quienes se identifican con lo Trascendente y aquellos que asumen posturas filosóficas materialistas
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» Sobre los distintos tipos de profetas en el islam
Miér Oct 12, 2016 12:18 am por Joselia

» Ateos en los Arboles.
Miér Oct 12, 2016 12:15 am por Joselia

» no maltrates a nadie
Vie Ago 22, 2014 1:25 pm por elfalible008

» ...Citas...
Dom Jun 15, 2014 3:43 am por Joselia

» Poemas devocionales
Dom Jun 15, 2014 3:26 am por Joselia

» La naturaleza de la realidad
Dom Jun 15, 2014 3:10 am por Joselia

» ΧΑΡΙΣ JARIS GRACIA INCREADA
Dom Jun 15, 2014 3:00 am por Joselia

» Psicologia
Mar Jun 03, 2014 12:42 pm por elfalible008

» Sugerencias para mejorar la calidad de vida
Mar Mayo 20, 2014 10:45 am por Joselia

Temas similares
Textos Sagrados
 

La Biblia

El Corán

El Bhagavad-gītā

EL Śrīmad-Bhāgavatam

La Torá

El Zohar

Sepher Yetzirah

Tao Te Ching

Popol Vuh

Dhammapada

Kitáb-i-Aqdas

TRADICION VAISNAVA


Sanatana Dharma


Un cuento para despertar


Comparte | 
 

 Pasatiempo de Srila Rupa Goswami

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Joselia
Admin


Mensajes : 796
Fecha de inscripción : 12/08/2011

MensajeTema: Pasatiempo de Srila Rupa Goswami    Jue Sep 26, 2013 12:02 pm

El siguiente pasatiempo de Srila Rupa Goswami es descrito en el
libro Bhakti-ratna­kara.




Un día Rupa Goswami, en meditación, contempló un pasatiempo de Radha
y Krishna que le produjo sentimientos de gran bienaventuranza.
Mientras las sakhis estaban decorando a Srimati Radharani, el Señor
Krishna observaba esa maravillosa escena por detrás. Las gopis
podían verlo, pero Radharani no podía advertirlo. Con la máxima
pericia, las gopis trenzaban y decoraban el cabello de Srimati
Radharani y ornamentaban Su bella cara de loto. El éxtasis que ellas
sentían al ejecutar ese servicio era intensificado por la presencia
furtiva de Krishna en la escena. Tan pronto terminaron su servicio,
las gopis colocaron un espejo frente a Srimati Radhika. Ella observó
en todos los detalles la perfección de los bellos arreglos de
maquillaje y peinado, así como los ornamentos empleados. De repente,
otro elemento entró en escena en el espejo: la bella cara de
Krishna, radiante por contemplar tanta belleza. Srimati Radharani se
sintió momen­táneamente avergonzada y, al instante, se cubrió
enteramente con Su manto. Las gopis rieron alegremente por este
episodio tan pintoresco, y Rupa Goswami, a su vez, tam­bién comenzó a
reír.



En ese preciso momento, un devoto Vaishnava entró en el cuarto de
Rupa Goswami. Al ver al Goswami riendo, pensó que se estaba riendo
de él. Eso agitó su mente. Salió herido, sin decir una palabra.
Pesaroso, buscó inmediatamente a Srila Sanatana Gos­wami,
quejándose: "No sé por qué actuó de esa forma. Ahora estoy
completamente per­turbado y mi corazón está lleno de pesar. ¿Qué
puedes decirme sobre esto?"



Sanatana Goswami, conociendo profundamente el alma de su hermano,
comprendió exacta­mente lo que había pasado y explicó la situación al
devoto. Éste inmediatamente vol­vió en sí y se sintió profundamente
arrepentido por haber pensado mal de Rupa Gos­wami.



El Vaishnava se lamentaba diciendo: "¿Por qué tuve que acercarme a
él en ese preciso instante? Sin entender su corazón, lo
malinterpreté y cometí ofensas mentales". Srila Sanatana Goswami
logró apaciguarlo y él quedó calmo y en paz otra vez.



A su vez, en el momento exacto en que el devoto quedó herido y se
sintió ofendido, el éxtasis que Rupa Goswami sentía acabó
repentinamente. Toda la bienaventuranza que estaba experimentando se
desvaneció en un momento. Agitado y preocupado, Rupa Goswami trató
de comprender lo que había ocurrido. Miró en todas las direcciones,
pero no vio a nadie. No obstante, reflexionando con sabiduría, llegó
a la siguiente conclusión: "Alguien vino a mí y no le di ninguna
atención, ni honré su presencia. Seguramente cometí esa ofensa".
Inmediatamente Rupa Goswami se dirigió hasta el lugar donde es­taba
su hermano, Sanatana Goswami, para comentar lo ocurrido.



Al ver a Rupa Goswami acercándose, el devoto, que aún permanecía
allí, corrió hasta él y, postrándose, dijo: "Yo cometí una ofensa,
oh, gran alma, por favor, perdóname. Al llegar al lugar donde
estabas meditando, no pude entender el éxtasis que estabas
sintiendo".



Al ver la actitud humilde y sincera del Vaishnava, Srila Rupa
Goswami, a su vez, quedó con el corazón agitado e, inmediatamente,
cayó a los pies del Vaishnava, di­ciendo: "Soy yo quien cometió una
ofensa al no darte atención. Por favor, perdóname".

A partir de ese momento, todo se armonizó y la paz y la
bienaventuranza que tienen lugar permanente en los corazones de los
Vaishnavas, nuevamente volvió a reinar.





Comentario:



Este singular episodio, que tiene como protagonistas a tan exaltadas
personalidades, nos muestra cuán tenue es la línea divisoria entre
la armonía de las relaciones Vaishnavas y el mundo infernal de las
ofensas. Nuestra mente, debido a su dinámica de raga/dvesha, apego y
aversión, vive siempre a punto de ofender. Sin estar bajo el control
de la inteligencia purificada, su tendencia natural es reaccionar
automáticamente a las circunstancias más triviales. Cualquier cosa
que venga a causarnos alguna incomodidad, por más leve que sea, ya
constituye la mecha para desencadenar un torrente de ofensas. En ese
momento, todas nuestras restricciones, frustraciones, heridas, y
otras tantas porquerías que quedan pegadas en la mente, entran en
acción para intensificar la ira, que surge en la conciencia e
infunde el veneno de la ofensa. La mente contaminada puede incluso
satisfacerse reaccionando de esa manera, pero el alma sufre. Las
ofensas corroen el alma y degradan la conciencia.

El episodio nos muestra que cuando existe la erupción de un proceso
ofensivo, del cual nadie puede garantizar que está libre, el devoto
debe buscar, inmediatamente, a algún devoto avanzado que sea
competente para analizar, sin pasiones, la delicada situación
creada. Una persona sensata y consciente de Krishna, que se mantiene
fuera del ámbito emocional del caso en cuestión, naturalmente tendrá
mucha más lucidez y serenidad para encontrar la mejor solución
consciente de Krishna para el problema emergente.



Es muy común que suceda la situación en que un malentendido trivial
genera una crisis de relación. Antes que la mente del devoto sea
tomada por la ira, la indignación, el deseo de venganza, la
sensación de haber sido humillado, depresión, disgusto, decepción, o
cualquier otro efecto psicológico provocado por el choque de egos,
éste debe elevar su conciencia hasta Krishna para tener serenidad y
lucidez para analizar perfectamente la situación. Si reacciona
automáticamente a los estímulos externos y se deja llevar totalmente
a merced de la mente, la posibilidad de equívocos será mucho más
alta y la situación tiende a degenerarse aún más. Entre el estímulo
y la reacción al estímulo debe estar presente el autocontrol. Tal
actitud es fundamental en el proceso de autorrealización.



Otra enseñanza que podemos extraer de este pasatiempo es que cuando
existe buena voluntad y humildad de parte de los devotos, el Señor
Krishna personalmente interfiere en el caso. Con esa interferencia
trascendental, todo se esclarece con mucha facilidad y la armonía de
la relación Vaishnava se restablece naturalmente. Esa es una de las
maravillas místicas de la conciencia de Krishna

http://hpswami.com.ar/archivos
Volver arriba Ir abajo
http://teismo-ateismo.foro-libre.com
 
Pasatiempo de Srila Rupa Goswami
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿CUAL ES TU PASATIEMPO PREFERIDO?
» QUIEN PUEDE SER UN MAESTRO ESPIRITUAL POR SRILA PRABHUPADA
» Prabhupada: un santo del siglo XX

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Teismo - Ateismo :: Otros Foros :: Textos y Artículos :: Metafísica-
Cambiar a: