Teismo - Ateismo

Diálogo entre quienes se identifican con lo Trascendente y aquellos que asumen posturas filosóficas materialistas
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» Sobre los distintos tipos de profetas en el islam
Miér Oct 12, 2016 12:18 am por Joselia

» Ateos en los Arboles.
Miér Oct 12, 2016 12:15 am por Joselia

» no maltrates a nadie
Vie Ago 22, 2014 1:25 pm por elfalible008

» ...Citas...
Dom Jun 15, 2014 3:43 am por Joselia

» Poemas devocionales
Dom Jun 15, 2014 3:26 am por Joselia

» La naturaleza de la realidad
Dom Jun 15, 2014 3:10 am por Joselia

» ΧΑΡΙΣ JARIS GRACIA INCREADA
Dom Jun 15, 2014 3:00 am por Joselia

» Psicologia
Mar Jun 03, 2014 12:42 pm por elfalible008

» Sugerencias para mejorar la calidad de vida
Mar Mayo 20, 2014 10:45 am por Joselia

Temas similares
Textos Sagrados
 

La Biblia

El Corán

El Bhagavad-gītā

EL Śrīmad-Bhāgavatam

La Torá

El Zohar

Sepher Yetzirah

Tao Te Ching

Popol Vuh

Dhammapada

Kitáb-i-Aqdas

TRADICION VAISNAVA


Sanatana Dharma


Un cuento para despertar


Comparte | 
 

 Arte Tradicional

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Joselia
Admin


Mensajes : 796
Fecha de inscripción : 12/08/2011

MensajeTema: Arte Tradicional   Sáb Ago 20, 2011 1:57 pm

«Daría toda mi obra por haber escrito el Prefacio de la misa gregoriana» (W. A. Mozart)



ARTES

Las Artes tradicionales estaban ligadas a principios metafísicos y ocupaban un lugar integrado e integrador en la vida cotidiana de las personas. No podemos llamar Arte a la degeneración actual que lo ha convertido en un mero objeto de "lujo", "pasatiempo" o "decoración", sin ninguna función "religadora". El Arte tradicional constituía un acto ritual y sacro que ligaba al artista (el artifex medieval) con principios espirituales.

En todo el arte medieval, en oposición al arte moderno, se trata de la encarnación de una idea, no de la idealización de una realidad de orden sensible.

El arte ha recorrido el mismo camino descendente que las demás expresiones del Occidente moderno, camino que parte de la concepción tradicional del mismo hasta llegar a la concepción profana contemporánea. Entre sus características visibles sobresalen actualmente la hipertrofia de la fantasía individual, su sentimentalidad, la carencia absoluta de toda visión suprapersonal y el hecho de haber caído en una mera actitud estética. Ello significa reducirlo totalmente al punto de vista de la sensibilidad.

Esta desviación ya comenzó a evidenciarse con los griegos. En cambio en el antiguo Egipto, como en los pueblos orientales que obedecen a la tradición, el arte era hierático y simbólico, como lo fue también el arte medieval. Así comunicaba lo trascendente a quienes adoptaban una actitud contemplativa con él.

La concepción tradicional del arte en contraposición a la moderna apunta a lo puramente intelectual (en el antiguo sentido de espiritual o metafísico) y consecuentemente el arte encarna lo que desde el punto de vista metafísico se llamó "esplendor de lo verdadero". Luego, con la marcha cíclica se fue degradando en un simple placer exterior, sin profundidad espiritual.

Se inició así el arte profano, el cual obedece a tendencias subjetivas y psicológicas, persiguiendo estas lo que impresiona superficialmente a los sentidos.



MUSICA

La música, como las demás artes en occidente, ha sufrido el mismo grado de degradación a partir del Renacimiento.

La Música es una de las siete artes liberales, que formaba junto con la aritmética, la geometría y la astronomía, el quadrivium, conjunto de las artes físicas, relacionadas con la forma o aspecto cualitativo de las cosas, «todas las cosas las has hecho con peso, número y medida» dice la Biblia. Podríamos decir que la música es la expresión aritmética del sonido, los números expresando en todas las tradiciones las "razones eternas" de los seres y las cosas, y el sonido relacionándose con el éter, el elemento primordial del que surgen los cuatro elementos que forman el mundo corpóreo.

El alma es una sinfonía, decía Santa Hildegarda de Bingen, y es así que podríamos trasladar a música una expresión humana concreta o un aspecto divino, como de hecho hace siempre la música tradicional. Es decir, la música es una estructura simbólica de un carácter más primordial que cualquier otra, como dice San Isidoro de Sevilla: «ninguna disciplina puede ser perfecta sin la música; sin ella nada existe». Se afirma que el mundo mismo fue compuesto de acuerdo con una cierta armonía de sonidos, y que incluso el cielo gira bajo la influencia modular de la armonía.

En la sociedad tradicional, el tiempo como el espacio tienen un aspecto cualitativo, que expresan cada uno en su orden las realidades de lo alto, toda civilización tradicional intenta reflejar el cielo en la tierra. La música tradicional, porque es cualitativa, considera el momento, el lugar y la acción que se desarrolla en ellos, expresando simbólicamente su realidad esencial. Cada acontecimiento tiene su música. Esta expresión musical, definida por el acontecimiento que acompaña, liga estrechamente en el canto la letra, la música y el modo; esto ocurre en todas las formas musicales tradicionales, desde el raga hindú hasta el canto gregoriano, pasando por las canciones populares como, por ejemplo, los palos del flamenco.

La música tradicional distingue entre sus diferentes aplicaciones; podemos hablar entonces de una música sagrada, otra religiosa, y otra prosaica (mejor que profana ya que en las culturas tradicionales incluso las fiestas, entretenimientos etc. tienen un carácter y un simbolismo esencialmente sagrado).

La música sagrada es aquella que es capaz de remitir al individuo a Dios. La música religiosa, en cambio, pretende unir, no ya al individuo con su esencia, sino a los diferentes individuos de una comunidad en el culto o la alabanza divinas. La música prosaica se atiene a lo material, incluso a lo corpóreo.

Estos aspectos cualitativos y simbólicos de la música están por completo ausentes en la música moderna. Ninguna relación se percibe hoy en día entre la música y el tiempo, el lugar y el acontecimiento en los que se ejecuta. El canto gregoriano se canta en recitales profanos, y a la inversa en la iglesia se interpretan melodías profanas. La música se ha convertido en un objeto de consumo, válido por sí mismo como un simple pasatiempo, efímero e insignificante.

La degradación musical de la que hablamos procede del Renacimiento, momento en el que los compositores pretenden "liberarse" de las estructuras modales para dar libre curso a sus fantasías (ellos lo llaman creatividad). Incluso el oído menos entrenado puede apreciar como la música del renacimiento se sentimentaliza creando ambientes de melancolía y tristeza, desde luego no exentos de una cierta belleza, pero que bajan un grado en la perfecta luminosidad y la gracia espiritual de las primeras polifonías medievales o de la serenidad simple y contemplativa del canto y la salmodia gregorianos.

Esa progresiva sentimentalización y profanación de la música va ganando terreno con la decoración superflua del barroco; vienen después el drama, la tragedia y los ambientes sombríos que, a partir del clasicismo, desembocan en los paroxismos sentimentales y emocionales románticos, para finalmente terminar por degradarse en la desasosegante, vacua y fría atonalidad contemporánea unida además al caótico mundo musical comercial.

Ningún rasgo sagrado veremos en tales músicas, todo lo más algunas obras pueden calificarse de religiosas pero solo por el tema que tratan. Y todo lo más alguna obra puede reflejar esa transparencia espiritual, más por casualidad que por intención y más como excepción que como norma.

La música tradicional, la cual aún vive en muchos lugares de Oriente, como la India actual, usa el sonido para evidenciar el silencio o sea la suprema realidad. El autor musical trata de diagramar en la duración sonora una sucesión de instantes de silencio, y el oyente percibe esos momentos como el sustrato real que perdura detrás de las apariencias sensibles del ser universal, concretizadas en el tiempo sonoro. Con ello se busca trasponer las limitaciones inherentes a las determinantes vitales para sumergirse en lo absoluto no-manifestado. Es decir, la verdadera música surge de las relaciones entre esos intervalos de silencio.

El Occidente de nuestros días, en cambio, generalmente pretende con la música disimular la realidad bajo la antedicha duración sonora. Desea el placer estético como en las demás expresiones artísticas, y mediante la distracción que supone la producción de la belleza y armonía musical, olvida y niega que su concreción es nada más que un punto de apoyo para la trascendencia y lo auténticamente espiritual en las civilizaciones normales.



Al margen de cualquier discusión teórica inútil, el oyente cercano a Dios y por lo tanto cercano a la Oración (pues es a ese al que nos dirigimos y no al profano esteta) solo tiene que comprobar en su propia vivencia el efecto interior causado por unas músicas como las que presentamos y cualquier otra de las llamadas músicas religiosas, por más que Verdi o Beethoven sean sus autores...

Basta vivenciar en que estado, en que disponibilidad contemplativa, nos sitúa un tipo de música u otro. No olvidemos que estamos hablando de oración y de contemplación, no de mero placer estético o de gusto personal.

Es trágica la sustitución de la serenidad gregoriana o de las bellas armonías góticas o renacentistas, por la música actual de nuestras iglesias: cancioncillas mediocres y de inspiración espiritual nula o, todo lo más, sentimental, en esa lamentable confusión entre lo sentimental y lo espiritual que está en el origen de tantos desvaríos.



STELLA SPLENDES

La Virgen María, portadora de la sabiduría, la belleza, la armonía, la paz, la transparencia y la inocencia, mediadora y modelo de receptividad, de oración y de contemplación, fue motivo de inspiración espiritual desde los primeros tiempos del cristianismo. No podía la música ser ajena a esta devoción y, así, algunas de las más inspiradas músicas antiguas le son dedicadas.

Solo la Belleza Virginal, resonando en la parte más alta, y por tanto la más bella, del alma humana, podía generar estas luminosas sonoridades.

Solo la belleza puede llevarnos a la Belleza.

http://usuarios.multimania.es/materdei/introduccion.htm
Volver arriba Ir abajo
http://teismo-ateismo.foro-libre.com
 
Arte Tradicional
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» la figura de la gacela en el arte del antiguo Egipto
» El arte en la civilización cretomicenica
» El arte más antiguo y primitivo de América
» El arte en la protohistoria e Imperio Antiguo.
» Generalidades del arte egipcio

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Teismo - Ateismo :: Otros Foros :: Arte-
Cambiar a: